Comederos y bebederos para gatos

Si la alimentación de nuestro gato es algo que ya todos los propietarios responsables tenemos claro, no lo son tanto las características que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el recipiente donde ponerle su comida y el agua.

Comederos y bebederos para gatos

Son muchos los tamaños, formas, colores y demás características de los comederos y bebedores pensados para nuestros gatos que podemos encontrar en el mercado, pero con las cuestiones estéticas solo se consigue el beneplácito del propietario, que es quien lo elige, ya que el gato le resultan completamente indiferentes. Para él lo importante es la funcionalidad de algunos diseños y el material.

Los recipientes más adecuados son los de acero inoxidable, en tanto son muy duraderos, fáciles de limpiar y no acumulan olores. Luego están los de vidrio y porcelana, que tampoco retienen olores, aunque cuentan con el inconveniente de que pueden romperse. En general, por su precio, los comederos y bebederos de plástico son los más solicitados, pero no son los más recomendables, pues se trata de un material que suele impregnarse de olores, algo que los gatos no toleran con agrado.

Otro tipo de recipiente que se debe evitar, si es posible, es el doble, especialmente si se tiene la intención de utilizarlo para agua y comida al mismo tiempo. En este caso, lo habitual es que tanto la comida como el agua acaben ensuciándose y suponiendo un riesgo de proliferación de bacterias.

En cuanto a su funcionalidad, algunos dan solución a problemas de espacio en hogares pequeños o para quienes deseen que el comedero o el bebedero de su gato pueda pasar inadvertido en el hogar. Este es el caso de los recipientes pensados para estar colocados en los rincones, por lo que sus bordes no son circulares sino con ángulos. Claro que la forma puede ser cuadrada, rectangular, incluso triangular, algo que también carece de importancia para el gato siempre que pueda acceder fácilmente a su contenido.

Aunque es algo aparentemente secundario, el tamaño también es importante. Lo principal es que esté adaptado a las necesidades de cada caso; es decir, si estamos en casa todos los días y vigilamos que no le falte agua o comida, no es necesario que tenga un bebedero grande, sino que con uno pequeño es más que suficiente porque también garantiza la renovación frecuente del agua. Lo mismo pasa con el comedero, que debe contener con holgura su ración diaria pero sin ser demasiado grande o tan pequeño que el gato derrame el alimento con el hocico.

Por supuesto, si no vamos a estar en casa durante varios días o durante las vacaciones, es imprescindible asegurarse de que tenga agua y comida a libre disposición. Para estos casos hay comederos de gran capacidad, llamados tolvas, que además pueden incorporar temporizadores que administran la ración a la hora que haya sido programada.

También hay muchos recipientes con base antideslizante que impide que el gato los vaya trasladando con los lamidos o que lo pueda volcar con las zarpas. La misma función pueden tener las alfombrillas para colocar debajo, con el añadido de que protegen el pavimento.

Es muy importante la necesidad de limpiarlos concienzudamente (lo contrario supone la proliferación de gérmenes que luego van directos a la boca de nuestra mascota) y que, siempre que sea posible, tanto el bebedero como el comedero deben mantenerse alejados de la arena higiénica, mejor en estancias separadas.

Compártelo!Share on Google+1Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on Tumblr0Email this to someone

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR