Controlar la ansiedad en gatos

Cuando los dueños de gatos se enfrentan a problemas de comportamiento, se sugieren cambios en las técnicas de entrenamiento, pero en cambio a veces las técnicas de modificación no son suficientes, ya sea por el temperamento del gato o por circunstancias de su vida, es demasiado excitable y difícil de cambiar.

ansiedad

Los medicamentos para controlar la ansiedad pueden ayudar a relajar el gato y que este más receptivo. Por lo que pueden detener los comportamientos no deseados o ayudar a preparar al gato para la terapia conductual.

En los casos de agresión grave,  es probable que su veterinario sugiera una solución rápida usando uno de los fármacos en el grupo de las benzodiazepinas. Estas ofrecen un alivio inmediato para la aparición repentina de pánico y el miedo, las fuerzas impulsoras detrás de la agresión felina. Tienen efecto pocas horas después de ser administrado, calma al gato e incluso puede llegar a dormirlo. Pero estos medicamentos no son recomendados para el uso a largo plazo, pero si ofrecen una primera línea de defensa.

Al igual que las personas, algunos gatos requieren la intervención de medicamentos a largo plazo para lidiar con el estrés y la ansiedad. Por ejemplo son utilizados en casos de agresividad o aseo obsesivo. En muchos casos, es necesario la utilización de fármacos y de terapia conductual.

El medicamento funciona mediante el aumento de los niveles de algunos neurotransmisores en el cerebro del gato, por lo general la serotonina y la norepinefrina. Esto es un proceso gradual y su efecto se hace sentir en cuestión de semanas. De hecho pueden pasar varios meses antes que los resultados del tratamiento puedan ser evaluados.

Hay tres tipos de medicamentos contra la ansiedad a largo plazo:

  • Antidepresivos tricíclicos.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina.
  • La serotonina agonista.

Al igual que cualquier medicamento pueden tener efectos secundarios inmediatos o a largo plazo. Las benzodiazepinas pueden inducir aumento del apetito y somnolencia. En dosis altas, pueden afectar el sentido del equilibrio y hacerle parecer desorientado u mareado.

Encontrar el medicamento adecuado puede ser un desafío. Algunos gatos pueden responder bien a un medicamento pero no a otros.

Si has disfrutado de este artículo seguramente te gustará saber más sobre la historia del gato siamés.

Compártelo!Share on Google+1Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on Tumblr0Email this to someone

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR