Viajar con gatos siameses

Viajar con gatos siameses

Al gato no le gusta viajar, pero en ocasiones será imprescindible hacerlo. Para cualquier desplazamiento, deberá ir alojado en un transportín adecuado a su tamaño.

Viajar con gatos

  • Antes de salir: el gato debe estar identificado de alguna manera, mejor con un microchip, y asegurarse de que las vacunas están al día. La vacuna contra la rabia es obligatoria para pasar cualquier frontera internacional y necesita un período para ser eficaz, por lo que esto también se debe tener en cuenta. También es adecuado llevar un certificado de buena salud expedido 15 días antes de la fecha de partida.

Dentro de España, cualquier autoridad puede exigir la presentación de la cartilla sanitaria.

Es necesario llevar un pequeño botiquín de primeros auxilios, por si le pica algún insecto, se marea o se hiere accidentalmente.

Un viaje es el peor momento para cambiar la alimentación del gato, por lo que se debe llevar la habitual.

  • En el coche: se debe colocar dentro de su transportín sobre el suelo de la parte trasera tras el asiento delantero. Es mejor que viaje en ayunas y que sobre la base lleve algún material absorbente. En cuanto se llegue al destino hay que ponerle su alimento y agua, aunque tarde en decidirse a comer por el estrés del trayecto y del cambio de lugar.

Se debe parar con cierta frecuencia para que pueda beber agua, y en caso necesario, para que le dé el aire. No se le debe dejar salir del transportín sin ningún método de sujeción, las posibilidades de extravío son muy elevadas.

Jamás se debe dejar al gato solo dentro de un vehículo estacionado, ni siquiera aunque esté a la sombra. El riesgo de que sufra un golpe de calor es extremadamente alto y peligroso.

  • En tren o en autobús: el viaje en este tipo de transporte es posible siempre que el gato vaya en un transportín adecuado, cuyas características puede determinar la compañía de transporte. También es adecuado consultar previamente con la compañía con la que se viaje para conocer la tarifa del transporte.
  • En avión o en barco: cada compañía aérea puede tener unas normas en cuanto al transporte de animales vivos, por lo que es imprescindible contactar con la de nuestro interés si se desea viajar con el gato. Algunas, si no se supera un peso, incluido el transportín, permiten que el animal vaya en cabina y no en la bodega de carga.
  • En una residencia: es una opción para quienes no pueden llevar el gato consigo cuando viajan. Lo mejor es visitar varias y concretar al detalle los cuidados que recibirá el gato durante su estancia.
  • Vacaciones supervisadas: la opción más extendida durante las vacaciones, dado que los gatos suelen tolerar muy mal los cambios de ubicación, es dejarlo en el propio domicilio bajo la supervisión periódica de alguna persona de confianza, quien debe supervisar que tiene comida y agua suficientes.
  • En caso de pérdida: si se tiene la desgracia de perder el gato, hay que comunicarlo a las autoridades mediante una denuncia de comisaría y al veterinario. Si está identificado con un microchip, se debe comunicar su desaparición en el registro correspondiente. Asimismo, es muy conveniente poner un anuncio en la prensa local y comercios de la zona.

En caso de encontrar a un gato extraviado, se deben seguir estos mismos pasos.

Si te ha interesado esta nueva entrada seguramente también será de tu agrado saber como debes cuidar de tu gato siamés.

Compártelo!Share on Google+4Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on Tumblr0Email this to someone

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Significado de emojis

Send this link to google